fbpx

Un renacido fantástico Farfán

Jefferson Agustín Farfán Guadalupe, dime si esto no es un sueño, dime si fuiste tú foquita quien realmente pateó ese misil contra Nueva Zelanda, en el minuto 27 del partido, dime si es verdad que el Perú, nuestro país lleno de dificultades, esta vez gritará tus goles en un Mundial, tu has hecho historia Jefferson te reivindicaste hasta contigo mismo.

Este angustiado país pelotero por fin dejará de decir “Jugamos como nunca y perdimos como siempre”, esta vez, matemáticamente si pudimos. Perú va al Mundial después de 36 años y no es un sueño foquita.

Abriste el marcador en el repechaje con Nueva Zelanda, hiciste llorar a un país entero con un gesto de amistad que quedará marcado en la mente de cada peruano, le dedicaste el gol a Paolo Guerrero, al número nueve, a tu compadre dentro y fuera de las canchas, a tu hermano.

Guerrero no estuvo en el gramado pero, tu Jefferson Farfán le prometiste que serias sus piernas y que meterías aquel gol que Paolo soñó desde niño, el gol que llevaría a nuestro país a la elite Mundial del fútbol, fue un momento en el que le agradeciste por lo que hizo por ti, por todo el Perú, por este país, por estos colores que tanto aman.

Jefferson Farfán Guadalupe reescribiste tu historia, tu gran mochila fue ser sobrino de Roberto “La Foca” Farfán, de Rafael “Focasa” Farfán, de Luis “Cuto” Guadalupe, pero ahí estabas siguiendo sus pasos queriendo forjar tu propio destino, queriendo escribir tu propia historia y queriendo hacer historia con la Bicolor.

Pero también saboreaste el divorció con el hincha peruano que te puso en el saco de aquellos jugadores que goleaban en el extranjero pero que aquí por su patria no entregaban lo suficiente para sacarnos de la crisis que atravesaba la selección.

Ricardo Gareca, el entrenador de la selección peruanafue quien se encargó de hacerle entender a las estrellas que un equipo no está integrada por nombres, sino por hombres y que hasta el jugador más experimentado puede ver un partido desde la banca o simplemente no puede ser convocado.

Foquita eres el hijo prodigo, el que regresó para demostrarle a la hinchada que tu si te la juegas la blanquirroja. El gol que metiste aún nos hace vibrar al Perú entero. De tu mano Jefferson Farfán, de la mano de tu hermano Paolo Guerrero, de la mano de Ricardo Gareca y todos los jugadores y comando técnico, hoy el Perú está de vuelta en un Mundial.

No pierdas la brújula Jefferson Farfán porque estas de vuelta, estas dentro de un sueño que esta vez no se evaporará. Gracias Foquita, gracias Jefferson Farfán y ¡Arriba Perú!